Archive for marzo, 2009

De Arquetipos

Una pena sin duda, y sin ánimo de arreglar el mundo, sino más bien de hablar de él, pese a que servidor es consciente que tras estas líneas todo seguirá girando igual… como hasta ahora, dedicaremos este pequeño artículo al ya manido mundo de los arquetipos en el mundo del diseño gráfico.

Voy a ser conciso en mi manifiesto, sin aspavientos ni demagogia del “todo a 100”: un diseñador gráfico es ante todo un trabajor. No obstante, y valga la apática reiteración, mañana el mundo seguirá su inexorable curso. Y por supuesto volveremos a escuchar frases como “¿trabajas o diseñas?”.
El diseño gráfico, y teniendo en cuenta el origen etimológico de la expresión “diseño”, de la que hablaremos en otra ocasión, se fundamenta (por supuesto desde el punto de vista de este humilde servidor) en la sección áurea. ¿Qué? ¿Pero un cartel no es un rasario de soluciones aleatorias? ¿Cómo? ¿Acaso una revista no son textos en columna al lado de fotos y ya está? Ningún profesional del medio que se precie se dejaría avasallar por semejantes afirmaciones. Mucho menos tras permanecer durante 10 horas frente a un ordenador midiendo espacios, equilibrando composiciones, estableciendo criterior de homogeneidad, construyendo estilos de jerarquía de prioridad de mensaje (titular, subtitular, cuerpo de texto)…

Gioconda

Gioconda. Rectángulo áureo.

Es una pena que parte del trabajo de un diseñador gráfico se vea relegada al plano de lo anónimo, al amparo de la sombra de lo que yo denomino el diseño invisible, es decir: la distribución de esos elementos que no se ven, como el espacio entre columnas, márgenes, disposición de una retícula modular, elección de un color específico. Es más, apuesto mi brazo a que el 90% del diseño gráfico es cuantificable, medible y parametrizable. No pasa igual con el arte, que no deja de ser una búsqueda intríseca, o un acto de comunicación íntimo… pero dejemos el arte para otro momento, al fin y al cabo , poco o nada tiene nada que ver con el diseño.
Remitiéndome al principio de este artículo, el mundo sigue su rumbo: se sigue pensando que somos genios creativos, bohemios sin complejos, soberbios, artistillas. Y no, un braingstorming no es un grupo de personas con camisa hawaiana y los pies sobre la mesa. Y no, tras la lluvia de ideas no nos vamos a jugar al billar para que dichas ideas maduren. Es más, al aquí presente se le acaban las líneas: tengo que trabajar.

marzo 10, 2009 at 2:12 pm 3 comentarios


marzo 2009
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031